Cuerpos 10 del deporte.

Cuerpos 10 del deporte. No hay nada como una buena música en los auriculares y visionar las fotos de estos FOTOS-VÍDEOS.

La motivación en la actividad física y el deporte ha sido y sigue siendo en la actualidad uno de los campos de mayor interés y con un mayor volumen de publicaciones.

    A menudo surge la pregunta sobre cuál es la razón o razones que llevan a ciertos deportistas a sacrificar gran parte de su tiempo y dedicar grandes esfuerzos a la práctica deportiva en lugar de optar por una vida más sedentaria y, en principio, cómoda. De la misma manera, se plantea la discusión sobre la influencia de la motivación en el éxito deportivo, y hasta qué punto un atleta puede llegar al más alto nivel sin la necesaria motivación. En este último sentido, la creciente profesionalización de la práctica de la actividad físico-deportiva ha tenido un gran impacto en la difusión de las ciencias que estudian la motivación, entre otras la psicología del deporte.

Cuerpos 10 del deporte. MOTIVACIÓN:

    Por todo ello, la motivación en el deporte se ha convertido en objeto de interés creciente, intentándose continuamente el desarrollo de estrategias motivacionales que faciliten la intervención en los dos niveles citados, tanto si se trata de aumentar la adherencia a los diferentes programas deportivos, como si se pretende una óptima preparación psicológica destinada a alcanzar máximos niveles de rendimiento en el deporte competitivo.

    La mayoría de las investigaciones sobre la motivación en la práctica de la actividad física y el deporte se ha centrado en el deporte competitivo y de alto rendimiento, individual y por equipos, así como en el deporte infantil y juvenil. De manera progresiva, se ha ido extendiendo a los agentes psicosociales que intervienen en el contexto deportivo, las diferencias sexuales y transculturales y a la actividad física, tanto recreativa como terapéutica, la práctica física y deportiva como vía de inserción y ajuste social, y sus aplicaciones a la salud y el bienestar, entre otros.

    A veces, erróneamente se ha relacionado la motivación con la activación emocional o arousal. Así, algunos entrenadores han intentado aumentar al máximo los niveles de activación de sus deportistas antes de los enfrentamientos, incluso con gritos, insultos, etc… considerando que estos tendrían una repercusión positiva en la motivación, lo cual no sucede en la realidad. Ante esto hay que señalar que activación y motivación son conceptos diferentes y que no se deben confundir.

ERROR COMÚN Y MUY PERJUDICIAL:

    Del mismo modo, identificar la motivación con las causas totales de la conducta es un error común y muy perjudicial a la hora de estudiar la conducta motivada en el deporte. A pesar de que las variables motivacionales son claves en esta área, tanto para el aprendizaje y formación como para el desempeño, es necesario admitir que los factores motivacionales no son los únicos que afectan la conducta y que no todas las variables motivacionales son igualmente fáciles de modificar.

    Por otra parte, existen confusiones habituales como la de considerar la motivación, de forma excluyente, como una variable interna de personalidad o como un factor meramente externo. De considerar que es una variable simplemente interna, se estaría ignorando, o no valorando suficientemente, la influencia en ocasiones decisiva que tienen los factores situacionales sobre la motivación. Del mismo modo, no se puede estimar la incidencia de los factores ambientales sin considerar las motivaciones individuales de los deportistas, pues estos pueden mantener un nivel elevado de motivación a pesar de que las circunstancias del entorno no sean las más adecuadas. Por eso, lo más correcto es considerar la motivación como el producto de la interacción de factores internos (personales) y externos (ambientales o situacionales).

Cuerpos 10 del deporte para motivarse – LowLeveL.es

Más en LowLeveL.es

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.